Para / 27th abril, 2016 / BLOG / Sin comentarios

Conil de la frontera es un pueblo con una historia fantástica de hazañas y reconquistas. Pueblo marinero por tradición, ha conseguido a través del arte de pesca de la Almadraba, la excelencia en la pesca del atún, y ha convertido a este túnido en su producto estrella; gran parte de su gastronomía gira entorno a él; como fiel ejemplo, podemos destacar la conocida Ruta del atún, que aglutina a mas de 30 establecimientos de la zona, cada año durante varios días, dando a conocer sus esencias, sabores y texturas a través de distintas formas de preparación y elaboración.

La gastronomía y los productos de la zona, dan valor a Conil de la Frontera, hasta tal punto, que ya es de reconocida fama la huerta de Conil, con productos autóctonos como el alcaucil o la tagarnina, pasando por los tomates, los pimientos o los chícharos; todo ello a dado paso a establecer una ruta de la huerta, donde los hosteleros y el ayuntamiento de Conil de la Frontera, aúnan fuerzas e ilusión para hacer llegar a los turistas y forasteros, la calidad de las verduras y hortalizas de Conil de la Frontera.

Los 14 km de costa conileña están bañados por el Océano Atlántico, y hacen que estas playas de Conil beban de unas aguas frescas y cristalinas, provocando un efecto mágico en sus arenas, convirtiéndolas en arenas de una calidad suprema, por su tono dorado, su agradable textura y su finura. Es por todo ello, que las playas y calas de Conil de la Frontera, tengan tanto reconocimiento a nivel nacional e internacional, siendo playas semi-vírgenes unas o encuadradas en parajes naturales otras. Es tal la belleza de nuestras playas, que los atardeceres invaden de color el horizonte y resaltando el gran valor paisajístico del entorno conileño. Siendo unas de las más bonitas del territorio español, por la perfecta alineación del sol con el mar, sobre todo durante el mes de junio y julio.

 

 


Deja un comentario